Mano de bebé junto a la mano de su madre

“Tan suave como la piel de un bebé”. La piel de los bebés es fundamentalmente conocida por su suavidad y textura aterciopelada que usualmente es comparada con la seda. 

Es evidente, por tanto, que una piel tan noble y delicada requiera cuidados especiales para su adecuado desarrollo.

¿Por qué la piel de los bebés es tan delicada? 

En primer lugar, se debe mencionar que la piel de un bebé recién nacido no está completamente formada. Una diferencia de la piel de los bebés con la de los adultos es el estrato córneo. Es decir, la parte externa y visible de la piel es un 50% más fina que la de un adulto.

Por otro lado, los bebés no tienen desarrollada aún la producción de melanocitos. Por lo que es mucho más sensible y cuenta con una menor protección a los rayos del sol.

Finalmente, el sistema termorregulador de la piel aún no se ha terminado de desarrollar. Lo que ocasiona las típicas erupciones en la piel cuando los bebés sudan mucho, porque sus glándulas sudoríparas aún no tienen un rendimiento óptimo.

bebé con pañal riendo

Consecuencias 

Estas razones explican, de manera resumida, el porqué de la delicada piel de los bebés. Ocasionando síntomas conocidos como pieles atópicas e irritaciones ante cualquier contacto con agentes externos.

Uno de los más comunes, son las irritaciones provocadas por el pañal, las cuales, suelen producirse con mayor frecuencia al introducir nuevos alimentos a la dieta de los bebés debido a que la composición de las heces cambia.

Estas irritaciones pueden aparecer por reacciones alérgicas a los distintos componentes de los pañales o toallitas húmedas. También por el propio roce del pañal debido a la humedad y el tiempo que el bebé pase con este.

Entonces, ¿cómo debemos cuidar su piel?

Las pieles delicadas requieren cuidados especiales. Hemos recopilado una serie de tips para cuidar y mantener siempre sana la piel de tu bebé de una manera inteligente:

  1. Tocar su piel con las manos limpias: Las personas que tienen contacto directo con el bebé deben cuidar siempre que sus manos estén limpias de impurezas y de suciedad. Así como evitar el contacto con pieles que tengan infecciones contagiosas como herpes.
  2. El baño de los recién nacidos no es obligatorio: Durante los primeros meses de vida no es necesario bañar al bebé cada día, ya que hacerlo puede contribuir a la irritación de la piel. Sin embargo, si se hace, se debe prestar especial atención a que la duración no sea excesiva.
  3. Cuidar el momento del baño: Previo al baño es necesario calentar el agua de la bañera a unos 37ºC y que la temperatura del ambiente esté entre los 20ºC y 22ºC. Se debe estar atento y sujetar al bebé en todo momento, especialmente durante los primeros meses. Es importante también controlar el tiempo, en ningún caso el bebé debe estar en la bañera más de cinco minutos y se debe lavar el cabello instantes antes de sacarlo del agua. Se deben secar con delicadeza con ligeros toquecitos y sin frotar, asegurándose que los pliegues estén bien secos. 
bebé acostando riendo

Más tips

  1. El cambio del pañal: La zona del pañal es una de las zonas más delicadas para el bebé. Para limpiar el culito del bebé, es importante limpiar siempre de la zona más limpia a la más sucia, utilizando toallitas libres de tóxicos, como las toallitas de Pingo. Una vez limpio es preciso asegurarse de que los pliegues estén bien secos para no generar humedad e irritaciones. Una vez seco, se debe aplicar una capa de crema protectora que cuide la piel del contacto directo con la orina y las heces. 
  2. Mantener su piel hidratada y limpia en todo momento: La zona del pañal debe permanecer sobre todo limpia de heces ya que de lo contrario se crearía un ambiente ideal para las irritaciones. El resto de la piel debe estar también siempre hidratada con cremas y leches infantiles especiales y libres de tóxicos.  
  3. Utilizar productos naturales y libres de tóxicos: Se recomienda utilizar productos que cuiden la piel del bebé de una manera natural, incluyendo jabones, geles, cremas, leches, toallitas húmedas, perfumes y cualquier otro producto que quieras utilizar en el bebé.
  4. Escoger un buen pañal: La calidad del pañal equivale a la calidad de vida del bebé. Se recomienda utilizar pañales y toallitas libres de tóxicos y químicos nocivos, como los de Pingo, fabricados con materiales testados y avalados por una certificación dermatológica y además son sostenibles. Por otro lado, su diseño se adopta al movimiento del bebé con fijaciones flexibles que evitan rozaduras y facilitan la respiración del bebé.
  5. Cuidar su piel del sol: Ya que su piel es muy frágil y delicada, se recomienda no exponer a los bebés directamente al sol, y en caso de hacerlo, protegerlos siempre con cremas hidratantes con protección solar, como siempre, libres de tóxicos. 
BioCuidadosNaturalPielPingoTips

Featured products