mamá y bebé en el parque

Es muy importante cuidar la piel de tu bebé. Sobre todo si es para salir a pasear y disfrutar con él. Debes tener presente que la piel del bebé es muy delicada y por ello se debe proteger de la manera adecuada para evitar que sufra cualquier tipo de daños. Así, su salud estará en perfecto estado, a pesar de los rayos del sol. 

No se trata de cuidar de su piel durante el verano y ya. Los rayos del sol están allí los 365 días del año, pero no todo es malo. El sol favorece la síntesis de la vitamina D. En el caso de los bebés, ayuda a mejorar la ictericia fisiológica. Esta es la coloración amarillenta de piel y mucosas, que suele pasar en recién nacidos y ocurre por exceso de bilirrubina en el cuerpo. 

Otros beneficios son:

  • Mejora la respuesta muscular.
  • Disminuye la presión sanguínea.
  • Incrementa la respuesta inmunológica.
  • Reduce la incidencia de infecciones respiratorias.
  • Incrementa la hemoglobina de la sangre.
  • Estimula las terminaciones nerviosas.
  • Mejora la respiración, especialmente en asmáticos.

Para obtener estos beneficios, es prudente que haya una exposición moderada al sol, y si se trata de un recién nacido, que nunca sea una exposición directa. A continuación te recomendamos algunos consejos para cuidar y proteger la piel de tu bebé del sol.

niños y niñas corriendo en el parqueNo exponer directamente al sol

Los bebés menores de 6 meses no deberían tener un contacto directo con el sol. ¿Cómo puedes protegerlo? Puedes llevar una sombrilla o mantenerlos en la sombra mientras estés al aire libre. Así podrá beneficiarse indirectamente de los rayos del sol.

Crema protectora, siempre

Para que hagan el efecto deseado, las cremas protectoras solares deben ser resistentes al agua. Es importante que sean del mayor nivel de protección, sobre todo cuanto están peques e ir repitiendo su aplicación cada hora cuando están al aire libre.

Paseos cortos

Durante los primeros meses de vida, es recomendable dar paseos cortos con tu bebé bajo el sol. Es decir, desde cinco a veinte minutos. Esto es para que sus huesos obtengan la vitamina D que necesitan para desarrollarse correctamente. 

Siempre es importante tener en cuenta que deben evitarse las horas más calurosas del día. Más o menos entre las 11 horas y las 16 horas. Esto se debe a que el organismo del bebé aún no está preparado para eliminar el calor a través del sudor. Entonces son más propensos a sufrir un golpe de calor elevado.  

La ropa como protección contra el sol

¿Te has dado cuenta que hoy en día diferentes tiendas de ropa para niños ofrecen opciones de vestir con protección ante los rayos del sol? Pues, ahora que lo sabes, ¡aprovéchalo! Y en verano, podrán disfrutar de ir en bici y a la piscina o la playa protegidos gracias a su ropa. Por otro lado, los peques deberían llevar siempre una gorra para protegerse del sol. 

bebé riendo en la playa

Hidratación 

La hidratación es muy importante para mantener a raya los golpes de calor de los peques un poco más grandes. Recuerda que deberían beber tanta agua como sea necesaria y de la manera más frecuente. En la niñez, lo recomendable es que beban entre uno y dos litros de agua al día

Los ojos también hay que protegerlos

La piel hay que cuidarla, pero los ojos también. Durante los primeros meses de vida es suficiente con ponerle una gorra a tu bebé, esto si tomas en cuenta que debería estar más a la sombra que al sol. Pero cuando ya están creciendo, deberían usar gafas de sol. Que además de cuidarle de los rayos del sol, también estarán a la moda. 

BebéBeneficiosHidrataciónMamá y bebéProtecciónRayos uvSol

Featured products