¿Por qué consumir DHA y EPA?

Cuando se habla de una alimentación y nutrición cadecuada o de la salud cardíaca, destaca la importancia de los ácidos grasos omega 3. Estos brindan importantes beneficios para la salud además de ser esenciales para el organismo. El cuerpo humano no es capaz de producirlo por sí solo, por lo que debe ser ingerido por la alimentación o mediante suplementos.

Existen 3 tipos de ácidos grasos omega 3, el ALA, el EPA y el DHA. El ALA (ácido alfalinolénico) es una grasa omega 3 derivada de fuentes vegetales, como el lino, las nueces y el aceite de canola. El cuerpo es capaz de convertir el ALA en EPA y DHA pero la conversión no es eficaz. Es por ello que es importante buscar los ácidos grasos omega 3 en fuentes no vegetales.

El EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico) son grasas omega 3 que provienen de fuentes animales, usualmente del pescado. Especialmente el DHA, representa aproximadamente el 30% de los ácidos grasos en la materia gris cerebral y el 97% del total de los omega 3 en el cerebro.

¿Por qué consumirlos por separado?

Dada su importancia, muchas personas recurren a la suplementación de estas grasas esenciales. Para ello existen en el mercado perlas de omega 3 que contienen cantidades variables de aceite de pescado en su interior. El problema con estas perlas, es que solo una pequeña parte de ese aceite es una mezcla de EPA y DHA, mientras que el resto de la perla la forman otros aceites de pescado que no aportan ningún valor añadido a la salud, como grasas saturadas o colesterol.

Es por ello que desde el 2008, el laboratorio Nua Biological creó un nuevo concepto de suplementación Omega 3, separando en diferentes perlas el EPA y el DHA, reduciendo al mínimo los otros aceites de la perla original. Se obtuvieron dos perlas de alta pureza de DHA y EPA capaces de alcanzar concentraciones de omega 3 por perla superiores al 90% del contenido de la misma.

Beneficios del EPA y el DHA

Tanto el EPA como el DHA son indispensables para el sistema inmunitario. Concretamente el DHA juega un papel importante para la salud de la membrana celular y asiste en el normal crecimiento y desarrollo. Ambos aportan numerosos beneficios en todo el desarrollo humano.

  • Cerebro: El DHA es el protagonista en cuanto a beneficios a nivel neuronal, asistiendo al desarrollo cognitivo del bebé y manteniendo la salud cerebral de niños y adultos durante toda la vida. El EPA tiene una correlación con menor depresión y mejora del síndrome de déficit de atención.
  • Vista: El DHA participa de manera importante en el desarrollo de la función visual de los bebés y en el mantenimiento de la misma durante la vida de los niños y adultos.
  • Corazón y cardiovascular: El tejido del corazón está compuesto por elevadas concentraciones de DHA. Es por ello que este ácido contribuye en gran medida al mantenimiento de unos niveles normales de triglicéridos, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. A nivel cardiovascular, es el EPA el que actúa en mayor proporción, mejora el perfil lipídico, reduce el riesgo de desarrollar placa de ateroma, disminuye la agregación plaquetaria y aumenta la vasodilatación reduciendo también la presión arterial. Reduce el riesgo de trombosis.
  • Definición muscular: El EPA posee la capacidad de ayudar a los deportistas que se encuentran en períodos de definición muscular, en los que interesa la pérdida máxima de grasa pero evitando la pérdida de masa muscular. En este proceso, el EPA ayuda a suprimir el catabolismo manteniendo la masa muscular.
  • Inflamación: Los ácidos omega 3, especialmente el EPA, ayudan al cuerpo a reducir la síntesis de hormonas eicosanoides proinflamatorios, de citoquinas y de radicales libres, manteniendo también el estado óptimo de las células (leucocitos, macrófagos, linfocitos), reduciendo así la inflamación.

Cómo consumir Omega 3 (EPA y DHA)

Los ácidos grasos omega 3 (DHA y EPA) pueden encontrarse en diferentes pescados. El contenido de omega 3 dependerá del tipo de pez, su forma de pesca y el lugar de cría. A rasgos generales los pescados que poseen mayor cantidad de omega 3 son el atún, el salmón, el arenque y la caballa, frente al bacalao, la tilapia y la lubina que poseen menores cantidades.

La Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda consumir dos porciones de 100g de pescado azul a la semana para cubrir las necesidades del cuerpo. Dado que la mayoría de las personas no consumen estas cantidades de pescado, lo ideal es acompañar la dieta con suplementación de EPA y de DHA. Cabe mencionar que no hace falta consumirlas las dos (aunque sería lo ideal), ya que se puede consumir EPA o DHA y se tendrán los beneficios que cada una de ellos aporta.

Nua Biological

El laboratorio NUA posee diferentes suplementos de DHA y EPA en diferentes concentraciones y presentaciones. Los más conocidos y más vendidos son los siguientes:

  • NuaEPA 1200 - 90 Perlas: Procede de la anchoveta y aporta aproximadamente el 93% de la perla de EPA (de los mayores niveles de omega 3 del mercado).
  • NuaDHA 1000 - 132 Perlas: Procede igualmente de la anchoveta y aporta aproximadamente el 90-93% de la perla de DHA (de los mayores niveles de omega 3 del mercado).
Ácidos grasosAlimentaciónBienestarDhaDietaEpaGrasasNaturalOmega3OmegasSaludable

Featured products