psicología - inteligencia emocional

La Inteligencia Emocional es definida por el psicólogo Daniel Goleman en 1995 como: “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

Durante años, el coeficiente intelectual (IQ) fue el indicador para saber si una persona podría triunfar en la vida y conseguir sus metas. Pero en un mundo tan cambiante como en el que vivimos, investigadores empezaron a detectar que las habilidades necesarias para lograrlo eran, por ejemplo, a través de la inteligencia emocional.

Las emociones

Las emociones juegan un gran papel en el día a día de las personas. Existen personas con un mayor dominio de sus emociones que otras, esto puede depender de experiencias vividas, su personalidad, entre otros factores. Lo que puede permitir que una persona con un alto IQ sea capaz de proponer las mejores soluciones lógicas a problemas de maquinaria, pero con una vida emocional pobre, y viceversa. 

Es decir, lo que ofrece la Inteligencia Emocional, son herramientas para resolver mejor las complejidades dentro del contexto social. Representa un canal de autoconocimiento que le permitirá a una persona ser más solvente en su vida personal. 

Goleman ha publicado sobre la importancia de las cualidades de la inteligencia emocional en el lugar de trabajo. Por ejemplo, el liderazgo depende de ella y no de las cualidades intelectuales. Según el psicólogo: “una persona puede tener la mejor formación en el mundo, una mente incisiva y analítica, y una fuente inagotable de ideas inteligentes, pero aún así no será un gran líder”. 

mujer líder en una reunión de trabajo

Componentes de la inteligencia emocional

Los componentes de la inteligencia emocional son: el autoconocimiento, el autocontrol, la automotivación, la empatía y las habilidades sociales.

Autoconocimiento

El autoconocimiento es la capacidad de identificar cuáles son las fortalezas y debilidades de sí mismo. Según Goleman y Malcom Gladwell, la conciencia involucra la capacidad innata de una persona para la toma de decisiones. De esta manera, por ejemplo, una persona puede mostrar sus fortalezas en el ámbito laboral, más que sus debilidades.

Autocontrol

El autocontrol está relacionado con el control de las emociones: positivas y negativas. Esto permite que una persona que es capaz de controlar sus sentimientos e impulsos genere un ambiente de confianza y equidad, sobre todo en el área laboral. Cosa que se podría traducir en liderazgo.

Automotivación

La automotivación representa la voluntad de logro sin importar los obstáculos. También correlacionado con el liderazgo. Se debe a que los líderes motivados son competitivos: fijan metas y emplean métodos para cuantificar la calidad del cumplimiento de esos objetivos. 

El psicólogo y periodista sostiene que: "Un rasgo que casi todos los líderes tienen, es la motivación". El líder más fuerte es el que está motivado para ver oportunidades donde otros no pueden y aprovecharlas para resolver problemas. 

Empatía

La empatía tiene un propósito profesional. Según Goleman no significa “adoptar las emociones de otras personas como propias y tratar de complacer a todo el mundo", sino  que se refiere a la comprensión intuitiva del líder de las necesidades no-técnicas del personal como: la satisfacción del personal, sentirse respetado y escuchado…

El famoso psicólogo explica que: "Las personas que la tienen (empatía) están en sintonía con sutilezas en el lenguaje corporal; pueden escuchar el mensaje detrás de las palabras que se pronuncian”.  Y que más allá de eso, estas personas tienen una profunda comprensión de “la existencia e importancia de las diferencias culturales y étnicas".

Habilidades sociales

Las habilidades sociales son el reflejo de la interacción de un líder con el mundo. Es la capacidad que tiene un líder de aprovechar las relaciones para promover sus ideas, a través de la simpatía, confianza y respeto. Sin esta, los otros cuatro componentes no funcionarían bien.

Goleman señala que se basa en “relaciones positivas”. Tomar riesgos inteligentes, tomar buenas decisiones y mostrar iniciativa, son conductas de un líder exitoso.

EmocionesEstabilidad emocionalInteligencia emocionalIqLiderazgoPsicología

Featured products