8 Posturas de yoga para principiantes
Nunca es tarde para iniciarte en el yoga y en este post vas a encontrar la selección de posturas para principiantes que te ayudarán a introducirte en el mundo del yoga.

 

Los expertos recomiendan empezar por el Hatha Yoga ya que es un tipo de yoga apto para todas las edades al tratarse de una práctica básica, suave, lenta y fácilmente adaptable a principiantes.
Para obtener todos los beneficios que el yoga aporta a nuestro cuerpo, puedes realizar cada una de estas posturas entre 30 y 60 segundos. 

 

Para empezar estos ejercicios a tope y realizar una buena clase de yoga te recomendamos  Kelp 550 mg - 100 cápsulas veganascon propiedades antioxidantes esenciales para proporcionar ese plus de energía que necesitas.

 

1. Postura de la montaña (Tadasana): Esta postura, en la que utilizas los dos pies es la base para muchas otras posturas que requieren que seas consciente de tus movimientos y balance. Es a través de esta postura que se encuentra la forma y alineación correcta para movimientos adicionales. 
Cómo hacerla: Erguida y con los pies ligeramente separados, desciende los brazos a cada lado con las palmas hacia delante. Separa los dedos de los pies, levanta el pecho y baja los omóplatos.

 

2. Posición de gato-vaca (Viralasana): Es una postura básica que sirve en gran parte para calentar la columna vertebral y trabajar la movilidad.
Cómo hacerla: Ponte en cuadrupedia -cuatro patas- en el suelo. Apoya bien tus manos en el suelo y empieza inhalando dejando que la respiración te guíe hacia el movimiento, elevando la espalda, arqueando y agachando la cabeza a la vez que encoges el abdomen hacia adentro. Para realizar la postura de la vaca debes elevar la pelvis y la cabeza hacia arriba y abrir el pecho. Recuerda que ambas posturas son complementarias. 

 

3. Postura del árbol (Vriksasana): Postura muy sencilla y beneficiosa. Mejora la capacidad de concentración y aumenta la energía. 
Cómo hacerla: Ponte en pie, eleva un pie y apoya la planta de este en el muslo o en la pantorrilla y lleva las manos al pecho. La clave para mantener el equilibrio está en fijar la mirada en un punto estático.

 

4. Posición del perro hacia abajo (Adho Mukha Svanasana): Esta inversión con forma de V invertida, abre el cuerpo por completo. Con esta postura tonificarás toda la musculatura posterior de las piernas y estirarás los brazos y la columna.
Cómo hacerla: Apoya las manos y rodillas en el suelo, con las palmas de las manos por encima de tus hombros y con los dedos mirando hacia delante. Las rodillas deberían estar debajo de la cadera y los dedos plegados hacia dentro. Finalmente levanta la cadera y presiona hacia arriba hasta que el cuerpo quede en una posición de “v”. 

 

5. Postura del perro con una pierna (Adho Mukha Svanasana eka pada): Es una variante de la posición del perro hacia abajo, en este caso, con una pierna elevada y con apertura de cadera. 
Cómo hacerla: Una vez estés en la posición del perro hacia abajo, levanta una pierna y trata de colocar una cadera encima de la otra, buscando elevar el pie hacia el techo. 
Posturas de yoga para principantes

 

6. Postura del niño (Balasana): Se trata de una postura de descanso o recuperación. Por eso es importante tenerla siempre en cuenta, sobre todo en nuestros inicios para ir a ella siempre que necesitemos un momento de pausa. Relaja también el sistema nervioso.
Cómo hacerla: Colócate en una posición de rodillas con los dedos hacia abajo. Baja los glúteos hasta los pies mientras estiras la parte superior del cuerpo hacia delante y abajo con los brazos extendidos. El estómago debe estar apoyado en los muslos y la frente en la esterilla.

 

7. Postura de la liberación de aire (Pavanamuktasana): Es una postura relajante y perfecta para aumentar la flexibilidad de la columna, caderas y piernas. Si le añades movimiento a esta postura te ayudará a liberar tensión y a relajar los músculos dorsales. 
Cómo hacerla: En posición Savasana, expira y lleva las rodillas al pecho. Cierra las manos sobre las rodillas y utilizalas para acercar más las rodillas al pecho. Con la inspiración disminuye la presión y con la expiración auméntala.

 

8. Postura del cadáver (Savasana): La última postura que te proponemos es de relajación, debes centrarte en la respiración para liberar la tensión. 
Cómo hacerla: acuéstate boca arriba con las piernas extendidas y los brazos relajados a cada lado. Respira profundamente y relájate. Esta postura se utiliza sobre todo al final de la clase, para realizar la relajación.

 

Os animamos a empezar a hacer yoga. A conocer vuestra mente y cuerpo, y a equilibrar y relajar ambos después de la ducha y del ejercicio utilizando el aceite corporal de lavanda

BeneficiosBienestarDeporte y energíaEjercicioSaludTipsVida saludable

Featured products